Me pasa

relato a veces pasa

Ilustración de Gema Galán

Me pasa que me pierdo. Miro y saludo y sonrío y hago que soy normal. Pero dentro de las pupilas me pierdo. Dice el médico que no me centro, que intento meterlo todo dentro. China, la carretera, el frío, las palabras, los portazos, la sal, la conversación de ayer a las 4 de la tarde. Y entonces todo eclipsa a todo. No hay bordes. Es un difuminado de manual. Le he preguntado que cómo se cura. Dice que yo sola no tengo cojones a hacerlo así que, que me busque a alguien que lo haga por mí. “¿A quién? ¿Que haga por mí el qué?” he dicho yo ya pensando en mi madre, la única que haría todo por mí. “A alguien que te empuje al vacío. A alguien que te dé una buena hostia. A alguien que te diga la verdad. La que te corta los labios al decirla pero no te hace llorar sino seguir hacia adelante” “¿Y cómo se busca a alguien así?” “Muy fácil. Sin buscar.”